La vida de un trabajador no especializado en cinco minutos de lectura.

Prólogo: Especializado o no, en el sistema neoliberal español eres la base de la pirámide, el que sostiene todo el tinglado montado por la cúpula piramidal, si la base se mueve la cúpula se cae, por eso dictaron normas y leyes a su antojo para que no te muevas, eres el peón, el ” esclavo” sistematizado el que soporta duras horas de trabajo laboral para que otros enriquezcan rápidamente a tu costa, eres un ser insignificante para ” ellos” y a la vez eres oro molido para sus bolsillos, como todos no pueden ser jefes te atan corto y de vez en cuando te ” pelotean” con menudencias.

Gregorio nació en una humilde familia, de padres campesinos y nueve hermanos, es el mayor de todos, ni podía estudiar, ni lo dejaban, había que trabajar, raudo y veloz tenía que ayudar a su padre y así poder sobrevivir, por lo que decidió irse a la gran ciudad. Gregorio pronto encontró trabajo en una fábrica de cristales como aprendiz, le pagaban muy poco y trabajaba muchas horas, cuando aprendió lo despidieron por reclamar más sueldo, así que tuvo que ponerse a recoger chatarra para pagar la pensión y poder mal comer, poco le quedaba para enviar a su familia, tuvo suerte, un día recogiendo chatarra un señor se le acercó — ¡ Chico como te llamas ! — no me llamo señor contesto, me llaman Gregorio y a voces , que desea tan ilustre señor .— veras tengo un restaurante tienes buena planta y podías trabajar en principio de ayudante, cuando aprendas serás barman.— oh muchas gracias señor ¿ cuando comienzo a trabajar? — Si lo deseas puedes empezar ahora mismo, vamos — allá que fue nuestro amigo Gregorio a buscarse las habichuelas, trabajaba de sol a sol, eso sí por cuatro pesetas y un bocadillo, cuando aprendió, reclamó más sueldo y lo despidieron y así fue pasando la vida del ” currito” Gregorio, trabajando mucho cobrando poco y malviviendo como millones de españoles, pronto conoció a una chica y con la prisa del pueblo y el ansia, no la sacó a tiempo y la novia quedó preñada — lo que me faltaba, se quejaba amargamente Gregorio, no por la criatura, sino porque ahora tendría que trabajar más horas aún — el padre de su novia salió raudo y veloz en su busca ¡ Gregorio haz deshonrado a mi hija, tienes que casarte con ella, cuidarla y alimentarla al igual que a tu hijo ! — Claro, señor Pedro lo que usted mande, pero vamos que ella se abrió de piernas, yo no la obligué bien que decía, aiiii, aiii, sigue no pares, no se preocupe usted que yo me caso cuando lo ordene — Gregorio se casó, se fue a vivir con sus suegros, este que era muy flojo y trabajaba menos que los reyes magos, encima le recriminaba que llevaba poco dinero a casa ( de sus suegros) así que tuvo que buscar un trabajo extra para alimentar a su suegro, su hijo, su esposa y él se comía las migas— y así pasaron los años, el hijo de Gregorio fue creciendo y pronto acudió al colegio, era un hijo sistematizado, esclavo de la civilización moderna y neoliberal, pues veamos y pensemos con la cabeza fría, todo el mundo no puede ser jefe, ni rico, así que eres en la pirámide el peón, el que lo soporta todo y gana menos.

pasaron los años y Gregorio y su mujer tuvieron tres hijos más, así que las bocas a comer aumentaron, entonces un amigo le dijo que para salir de la situación tenía que aprender cuatro cosas, a hacer te pasa para aprovecharse del sistema, al igual que los ladrones de guante blanco, aprender a menudear.

Gregorio fue aprendiendo a ” robar” no le dejaban otra opción, cotizaban poco por sus horas de trabajo y cuando se jubilase le quedaría una poca mierda, así que decidió cobrar el desempleo y dedicarse a hacer chapuzas en los albañiles, además se separó de su mujer, aunque continuaba viviendo con ella, de esta manera también cobraba ayuda sociales y otras prestaciones, Gregorio pronto comenzó a ganar dinero a espuertas monto una pequeña empresa ” Gregorio y Cia” reformas del hogar, eran tiempos boyantes, la ” Cía” era su socio, su ex mujer, aunque continuaban viviendo juntos, ahora el se cotizaba bien alto, llegó a contar con quince trabajadores a los cuales tenía asegurados a la mitad, la otra mitad cobraba el desempleo y así se iban turnando incluso Gregorio de vez en cuando se daba de baja, trabajaba y cobraba dos sueldos. Gregorio se creía el rey del mambo, se compró el coche más lujoso, un caballo para su hijo,una casa en el campo y otra en la ciudad, iba de vacaciones a Záhara de lo Atunes y se ponía morado de tinto de verano y sardinas a la plancha, mientras contaba sus vacilaras en el chiringuito, en el barrio donde vivía miraba a los ” pobres trabajadores” por encima del hombro, Gregorio había aprendido bien de determinados políticos que robaban a saco lleno, y así fue como Gregorio ganó mucho dinero tanto que gastaba como si no fuese a acabarse, Gregorio dejó de cotizar o cotizaba muy poco, eso sí siempre iba con un buen fajo de billetes en el bolsillo, alardeando, vacilando de su suerte, mientras sus trabajadores también estaban contentos ( pobres) pues recibían mucho dinero en negro y en nómina lo mínimo, además de cobrar el desempleo y trabajar, de vez en cuando Gregorio les decía, ustedes la mitad os vais treinta días de vacaciones pagadas por el estado y los ” enviaba al paro de vacaciones” en esto que, de buenas a primeras llegó la crisis de sopetón, Gregorio esto no lo había prevenido, había invertido en comprar solares y viviendas en ruinas, ahora habían bajado tanto de precio que terminó en la ruina y entonces Gregorio, cabizbajo, cetrino y triste volvió al desempleo, al cabo de los años, ya cumplida la edad de Jubilarse Gregorio se quejaba amargamente de no haber cotizado cuando ganaba dinero a espuertas, se lo decía su amigo Curro, ahora te quejas y antes vacilabas y Gregorio terminó cobrando 429 euros, sin casa de campo, sin caballos y sin solares.

Los hijos de Gregorio, crecieron unos fueron  a la universidad, otros decidieron trabajar, uno terminó los estudios de enfermería, otra hija de Gregorio que también estudió auxiliar de vuelos, ambos terminaron en Inglaterra trabajando de camarero el,  ella de nirse, cobran el sueldo base.

Es la vida del trabajador no especializado, sistematizado para ser esclavo del siglo XXI. Así es y así continuará mientras el ser humano no pierda su condición de ” endiosado” con prevaricación.

El barco se hace pequeño cuando se aleja en el mar y cuando se va perdiendo que grande es la soledad, no te vayas todavía, no te vayas por favor que hasta la guitarra mia llora cuando dice ¡adiós!

 

La señora enjuta sin rostro

En algún momento de tu vida la conocerás, todos la temen y respetan no tiene rostro dicen que viste de riguroso negro es enjuta y no habla, silenciosa como una serpiente, sagaz y audaz si logras eludirla huirá temporalmente para que no la reconozcas, al final te visitará de nuevo y siempre vence, derrota a poderosos, guapos, altos, bajos y feos jamás fue vencida cuando logras verla de cerca ya es demasiado tarde, te mira, sonríe socarrona con faz triunfal abre la boca y con un hálito se despide de ti, tratas de exhalar, te angustias tratas de aferrarte con anhelo tienes un altibajo que pareces que flotas y terminas cayendo, derrotado para siempre, tu ciclo vital terminó, la ” señora” enjuta ha ganado la batalla y la guerra, es doña muerte, señora muerte, irónico pero forma parte de la vida y como tal tenemos que asumirlo, debemos estar preparados y para ello es necesario estar en paz consigo mismo, con tus valores, tradicciones y culturas, con respeto hacia todos los demás siempre que seas respetado. Hoy toca dialogar de la muerte algo que forma parte del ciclo vital de todos los seres vivientes tanto humanos como animales y vegetales.
Lo endemoniado de tan terrible señora no es que te visite cuando has cumplido tu ciclo vital y tu envejecimiento es natural acorde con la realidad, lo terrible de tan malvado ente, de ahí su terrible alevosías y premeditación, es que juega al malvado placer de ir repartiendo ósculos entre tiernos infantes, adolescentes y jóvenes, les provoca enfermedades, accidentes y les lanza el hálito antes de cumplir su ciclo vital natural, destroza familias, pueblos y ciudades enteras ayudada y apoyada por malvados humanos creyéndose estos poseedores de la verdad, su verdad, provocan guerras, lanzan bombas para sastifacer a tan malvado ente.
Los humanos por nuestra condición egoísta, egocéntrica tratamos de evadirla, creando esperanzas del más allá, algunas de estas gloriosas evasiones de lo vital, tratan de hacer creer en la vida eterna, unos irán al cielo, otros al infierno y los menos malos y los menos buenos irán al purgatorio ( respetable, no compartido) haciendo uso de sus creencias tratan de captar adeptos y según el tipo de líder, así será su inclinación religiosa.
La vida es: sentir dolor, placer, caminar, hablar y vivir para finalmente morir, que le pregunten al pollo que tan campante estaba picoteando unos restos de verduras en los huertos ecológicos de San Jerónimo, Sevilla y mi amigo ” el mulo” unas por encargo, otras por comilona va y le corta el cuello, pregúntenle al pollo que religión escogió antes de que le visitará la doña, pregúntenle al noble toro que pastaba tranquilo y relajado en la dehesa, si antes de que el
“Pinchauva” que dice que lo hace para comer, le quitó la vida de una estocada atravesándole el corazón, si había escogido tal o cual religión ¿ le preguntaron al pollo y al toro si querían cumplir su ciclo vital? Aquí quien visitó al toro y al pollo, doña enjuta con su hálito, el tomate,tan tranquilo en su mata y va el hombre y lo mata, y es que el hombre todo lo que toca lo transforma, por lo tanto a que temer tanto a la muerte, si somos nosotros la que la provocamos, lo máximo de la provocación lo irracional elevado al grado superlativo es quitarle la vida a inocentes en nombre de un Dios, y no creo que, respetando a los creyentes ningún Dios quisiera estar constantemente lanzando ósculos traicioneros para despedirse con un hálito mortifero.
Algunos de los que subieron a los cielos, los que bajaron al infierno y los de enmedio deberían venir de vez en cuando a dar una vueltecita a pie de calle y contarnos que tal se vive después de que la dama enjuta los visitase, y si tan Bello es el cielo ( que lo es para la vista y los sentidos, quien fuese ave libre ) que nos den algunas explicaciones para cuando llegue el momento de verlo saber comportarnos y así no estar constantemente incordiando como en la Tierra.
Y es, que,  soy un truhan soy un señor, algo poeta y soñador,amo la vida amo el amor, así en la tierra como en el cielo.
No tengáis miedo a la muerte, ser dignos, éticos divertíos con moderación, tratad de evitar accidentes provocados inconscientemente, según aprendí de mis estudios de  LPR laborales ( grado superior) el 95% de ellos son imprudencias, es muy improbable que te caiga un rayo, es imposible ( de momento) que te mate un meteorito, trata de cumplir tu ciclo vital siendo coherente con las distintas etapas de la vida, la moderación y sobre todo el cultismo de la mente y la paciencia prolongarán tu vida, aquel que es constante y paciente termina consiguiendo sus objetivos y esos son vivir, porque vas a morir, así, real, es la vida.
Con estas premisas ¿ merece la pena ser malo, ser un diablo ? eres un ente desde el momento que un espermatozoide abrió el ovulo de la madre que te parió.
Así que vive contigo mismo, quiérete mírate al espejo y cuando te valores y aprendas a morir ( no se aprende pero se asimila) estarás en dispoción de valorar a tus semejantes, aquel que te hago un daño injustificado, innecesario,que sea impío a tus ideas, ignóralo que con el tiempo la señora enjuta lo visitará.
Ahhhh, para los impuros, los incrédulos les diré que hace un par de semanas vino a visitarme Napoleón Bonaparte, anteriormente lo hizo Marylin Monrroe y posteriormente me visitó Carlo Magno, sabéis qué, todos me dijeron lo mismo
¡ aguanta Pinchito Andaluz, aguanta, no te vengas todavía ! ¿ porqué será?
Y si tan felices están todos allí arriba ( están repartidos por secciones, la de los dictadores, los presidentes de estado, los nobles, los pobres…etc. o sea que igual que en la Tierra, por especies, por grados, por pobres…)
¿Porque cuando alguien se va le dicen, no te vayas todavía, no te vayas por favor…?
Lo mejor que podéis hacer ( de momento) es vivir, ya os avisaré cuando venga a visitaros que lo hará, sin faltar a su cita, es perserverante y audaz, nunca te deja tirado.
Un consejo ríe cuanto puedas.
Perdonarme que cante al final, pero el arte empuja la cosa, cuando yo dije que sí, mi caballo dijo que no y ahora que digo, no, mi caballo dice si. Viva mi caballo y yo.